Periodos de prueba en los contratos laborales. ASF asesores

En las empresas es muy común fijar un periodo de prueba con la finalidad de conocer al perfil personal y profesional de la nueva incorporación a la empresa.

Aún y así, todavía son muchas las dudas que surgen entre trabajadores y empresarios cuando se inicia una relación laboral de este tipo. Por eso, a continuación, exponemos la información más relevante que hay que tener en cuenta. Si necesitas saber más; los periodos de prueba se encuentran regulados en el ART. 14 del Estatuto de los Trabajadores y es un derecho de ambas partes, tanto de la empresa como del trabajador.

Duración de los Periodos de prueba

La duración de estos periodos se encuentra establecida en el contrato de trabajo, dentro de los límites máximos fijados por el convenio colectivo o en la ley.

Si en el convenio colectivo no se regula esta materia, la ley establece las siguientes duraciones máximas:

  • Técnicos titulados: 6 meses
  • Otros trabajadores: 2 meses
  • Trabajadores no cualificados en empresas de menos de 25 trabajadores: 3 meses

Asimismo, los contratos en prácticas cuentan con su propia regulación:

  • Profesionales con título superior: 2 meses
  • Trabajadores con título de grado medio: 1 mes

En los contratos por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores la duración será de 1 año.

Finalización del contrato

La finalización del periodo de prueba puede producirse por alguno de los siguientes motivos:

  • Resolución. Cuando cualquiera de las partes que intervienen en el contrato de trabajo decide rescindir unilateralmente del mismo.
  • Transcurso del plazo. Si al finalizar el periodo de prueba no se desiste el contrato, produce plenos efectos computándose el tiempo trabajado en la antigüedad del trabajador.

Si es el empresario quién resuelve unilateralmente el contrato durante el periodo de prueba, el trabajador podrá acceder al paro siempre y cuando se reúnan una serie de requisitos :

  1. Que hayan transcurrido, al menos, 3 meses desde la extinción.
  2. Que la extinción de la relación laboral se haya producido por alguna de las siguientes causas:
  3. Por muerte, jubilación o incapacidad del empresario individual
  4. Por despido
  5. Por resolución voluntaria por parte del trabajador en los supuestos de modificación sustancial de condiciones de trabajo, de ser víctima de violencia de género o de incumplimientos graves por el empresario de sus obligaciones.

SI NECESITAS MÁS INFORMACIÓN PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS : 91 666 07 31

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Toda la información

Síguenos y te informaremos de todas las noticias actuales